Todo sobre el mágico mundo de las hierbas y las plantas

Tonificadores e hidratantes de hierbas


Tonificadores e hidratantes de hierbas cutáneos

Los tonificadores e hidratantes de hierbas cutáneos son en esencia las «infusiones» descritas en Hierbas para la belleza.

Deben aplicarse sobre la piel con un paño o con algodón y dejarlos secar.

Aparte de cerrar los poros, algunas hierbas tienen otros efectos beneficiosos.

Consuelda Una infusión de consuelda, en especial mezclada con agua de avellanas, contribuye a suavizar las grietas y es tonificante.

Hinojo Una infusión de sus hojas o semillas contribuye a eliminar los granos, ya que el hinojo tiene propiedades curativas.

Manzanilla Tonifica los músculos relajados.

Tanaceto. En infusión con suero de manteca en lugar de agua, tiene un efecto ligeramente blanqueador y ayuda a aclarar las pecas.

Tila. Contribuye a suavizar las grietas.

Tomillo. Razonablemente astrigente, contribuye a aclarar los lunares y el acné.

Toronjil. Contribuye a suavizar las grietas.

Para lograr un efecto mas astrigente, todas estas infusiones de hierbas se pueden mezclar con agua de avellanas.


Hidratantes de hierbas

Una vez limpia y tonificada la piel, debe hidratarse.

Cualquier crema natural, fresca y sin olor se transforma fácilmente en una aromática crema de hierbas.

Se pueden añadir hojas trituradas, pero entonces resultará difícil guitar del rostro las pequeñas partículas.

Otra posibilidad es calentarla con suavidad en una cazoleta y añadir un poco de aceite de hierbas.

Otra alternativa que puede intentarse es la siguiente receta.


Crema hidratante nocturna

Usar una cantidad muy pequeña cada vez y dejarla en el rostro durante toda la noche.

Cera de abejas    50 g
Mantequilla de cacao 25 g
Aceite de aguacate                                   5 cucharadas
Agua destilada  4 cucharadas
Aceite de germen de trigo                                                1,5 cucharadas
Borax3/4 cucharadas

Se funden la cera, la mantequilla de cacao y el aceite de aguacate en una cazoleta doble a fuego lento.

Cuando están completamente líquidos, se añaden agua destilada, aceite de germen de trigo y borax.

Remover la mezcla hasta que se enfríe para evitar la formación de grumos.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial